Francia, el paraíso de la homeopatía se tambalea - EL PAÍS